meRTnwHJxuG6ab9bbd1d6gYFuj8br4TYEKsB7b3zUqc

Hemorroides Sangrantes sus Síntomas y Tratamiento

¿Qué son en realidad las hemorroides sangrantes ?

Antes de hablar de hemorroides sangrantes sería  muy apropiado definir un poco más exactamente qué son las hemorroides, y también comúnmente denominadas almorranas por muchas personas.

Las hemorroides entendemos la dilatación en forma de bolsa o variz (como las que pueden aparecer en ambas piernas) de un conjunto de venas y arterias que se encuentran en el interior del ano.

En estas dilataciones, son bolsas o  puede ser varices que forman las hemorroides no son más que el producto de un acúmulo de sangre que se produce por múltiples circunstancias y que en determinados  en momentos pueden ser capaces de salir al exterior a través del ano y producir los síntomas o signos que comentaremos más adelante.

Síntomas de las hemorroides sangrantes  primeros pasos

Estas hemorroides al ser acumulaciones de sangre, tal y como hemos descrito anteriormente, pueden crecer de tamaño cuando por aumento de la densidad y dureza de las heces tenemos que realizar un esfuerzo importante a la hora de defecar.

Al salir al exterior  en nuestro cuerpo con el esfuerzo se quedan atrapadas y comprimidas por el esfínter interno del ano.

En un esfínter es un tejido muscular que se encuentra de determinadas zonas del cuerpo humano (ano) y sirve, de forma controlada por las personas o de forma involuntaria, para ejercer una determinada fuerza en una localización concreta del cuerpo humano.

En el caso  específicamente del ano, el esfínter o tejido muscular, rodea al mismo en su parte más interior y es el encargado de impedir la salida de las heces o permitirla según el tejido se contraiga o permanezca laxo.

Cuando la hemorroide o almorrana sale al exterior  del cuerpo y debido a una contracción del esfínter interno se colapsa o queda atrapado, se  produce una acumulación de sangre en la hemorroides sangrantes . Haciendo que crezca de tamaño y produzca el característico dolor que todos los pacientes que sufren de esta patología son capaces de reconocer.

Ahora si la acumulación de la  sangre y  cuando la hemorroide se queda bien  atrapada en el exterior del (ano) no se resuelve fácilmente en pocas horas, es posible que con las siguientes defecaciones que hacemos las personas que estamos con hemorroides se pueda producir una fisura o irritación del tejido que las forma con el paso de las heces y producirse lo que conocemos como hemorroides sangrantes.

En el sangrado característico de las hemorroides sangrantes, cuando esto se produce es un sangrado vivo, de color muy rojo, no suele estar mezclado con las heces y no forma coágulos. En la mayoría de los casos en los  pacientes no percibe sangre hasta que no se limpia con el papel encontrándolo adherido al mismo.

Haz Click Aquí Para Ver:  Causas de las Hemorroides

Si la presión del es esfínter interno del ano y prosigue en el tiempo y las hemorroides o almorranas no son capaces de volverse a introducir hacia el interior del ano.

 El ano es posible que la acumulación de sangre que hemos explicado antes produzca la formación de pequeños coágulos o trombos en el interior de las mismas. En este caso estaremos ante la presencia de hemorroides trombosadas.

En el caso en especial  de que el sangrado a través de las hemorroides sangrantes persista en el tiempo, aunque sea de pequeña cuantía, pero es posible que determinados tipos de personas puedan padecer periodos transitorios de anemia, que suele ser necesario una valoración lo más rápida posible en este tipo de casos para poder solucionarlos de forma definitiva.

Otros síntomas de las hemorroides sangrantes

Las hemorroides sangrantes suelen presentar unos síntomas casi  similares a las hemorroides que no sangran. En ambas coinciden en la aparición de dolor durante y después de cada defecación.

El dolor es característico por la  gran intensidad y por la forma de aparición. En ocasiones, sobre todo cuando hablamos de hemorroides crónicas, el dolor que se produce durante la defecación, que suele ser más intenso

Otras de las características son lancinantes (como si te clavaran en unas  pequeñas agujas), pasa a dejar una sensación de pesadez en la zona del ano es la parte genital de nuestro cuerpo.

 Pero suele prolongarse durante el día y puede, en ocasiones, acompañarse de prurito (o sensación de picor anal) que interfiere aún más en el día a día de las personas que padecen de hemorroides.

Por lo típico y  generalmente las personas que padecen de hemorroides o almorranas padecen al mismo tiempo del estreñimiento, la mayoría de las ocasiones. El estreñimiento es un previo aviso a la presencia o detección de las hemorroides ya que interviene directamente en la formación de las mismas.

Cuando sigue y posteriormente a la aparición del cuadro de hemorroides, el dolor que se produce durante la defecación suele complicar el cuadro de estreñimiento complicando a su vez, el proceso de curación de las hemorroides.

¿Por qué el estreñimiento interviene en la formación de las hemorroides sangrantes?

En el estreñimiento se define como la formación más compacta y  muy dura del material de desecho que se produce tras la absorción de los alimentos y sustancias bioactivas durante su paso a través de nuestro  intestino, tanto delgado como grueso y se produce por una disminución de la movilidad habitual de los intestinos. Es decir, es la formación de unas heces más duras, pequeñas, anchas y compactas.

Haz Click Aquí Para Ver:  Uso de los Supositorios para Hemorroides Interna

En este tipo de heces provoca en  los pacientes que padecen este tipo de síntomas necesiten realizar una mayor fuerza para poder evacuarlas o defecar.

También en el tamaño y la dureza de las heces junto con el aumento de la fuerza defecatoria hace que la sangre venosa de esa parte del cuerpo humano se vaya acumulando en su parte más inferior.

En este caso, la parte más inferior que viene a ser el (ano) son los plexos vasculares explicados anteriormente a partir de los cuáles se producen las hemorroides sangrantes 

El tratamiento de hemorroides sangrantes

En el tratamiento de las hemorroides sangrantes es muy parecido al de las hemorroides normales. Para empezar es muy importante seguir estos, consejos y medidas higiénico dietéticas que ayudaran,  las hemorroides dejeran de sangrar e incluso que puedan reintroducirse en el interior del ano de los pacientes que la padecen.

Estas medidas higiénicodietéticas son:

  • La Ingesta abundante aunque controlada de agua: mediante esta medida lo que se busca es lubricar de la  forma correcta las heces que se generan mediante la alimentación de manera que sean lo más blandas posibles.
  • Para evitar el estreñimiento: en este caso y tal y como hemos explicado en el párrafo anterior es a la vez causa y síntomas de las hemorroides.
  • Para mejorar este aspecto significativamente es necesario mantener una dieta saludable rica en fibra y realizar actividad deportiva diaria.
  • El deporte  es una parte fundamenta en la actividad física, sea el que sea, favorece la motilidad o el movimiento del intestino del cuerpo humano, disminuyendo con ello la posibilidad de producirse estreñimiento.
  • En los baños de asiento, esta medida que viene de tiempo atrás y que se ha venido utilizando durante generaciones, se ha demostrado que es eficaz para la eliminación del dolor que se produce con las defecaciones y para desinflamar las almorranas que estén acumulando sangre venosa en su interior.
  •  Asimismo tiempo producen un efecto de relajación sobre el esfínter interno consiguiendo que éste disminuya la presión que ejerce sobre la hemorroide o almorrana.
  • El factor importante es la limpieza tras cada defecación: es muy importante que todos los pacientes que sufran de hemorroides cuiden de forma extrema la limpieza de la zona anal ya que mantendrán la zona lo más aséptica posible disminuyendo la inflamación de la hemorroide.
Haz Click Aquí Para Ver:  Causas de las Hemorroides

El otro aspecto fundamental para el tratamiento de las Hemorroides sangrantes suele ser iniciar una adecuada analgesia de la zona mediante fármacos o sustancias que alivien el dolor a la hora de la defecación.

En cuanto menos dolor padezca el paciente menos estreñimiento secundario al mismo se va a producir y menos contracción involuntaria del esfínter interno se va a presentar consiguiendo con ello un alivio parcial de los mismos.

La administración de las  pomadas o ungüentos que se prescriben o se compran en las farmacias y que presentan con una combinación de anestésicos locales y corticoides no suele estar recomendado ya que los efectos secundarios de la administración repetitiva de sustancias.

Puedes ser potentes como los corticoides son más perjudiciales que los posibles beneficios que atesoran. En todo caso no deben administrarse más allá de 5 o 7 días y siempre como analgésico en momentos puntuales de mucho dolor de las hemorroides o almorranas.

El único tratamiento definitivo y con excelentes resultados a largo plazo para tratar las hemorroides sangrantes es sin lugar a duda,  la intervención quirúrgica para solucionar el problema de las hemorroides o almorranas (hemorroidectomía).

La operación de hemorroides se realiza en quirófano (hospitales o clínicas de salud) con anestesia local y sedación, pudiendo precisar en algunos casos particulares una anestesia locorregional más profunda.

Sin embargo pero lo  que permite al paciente a poder volver a dormir a su domicilio en la gran mayoría de los casos. Este tipo de intervención permite erradicarlas desde su origen por lo que se considera el único procedimiento resolutivo a largo plazo.

Leave a Reply