meRTnwHJxuG6ab9bbd1d6gYFuj8br4TYEKsB7b3zUqc

Categoría: HEMORROIDES

Causas de las Hemorroides

Las hemorroides son una condición muy difícil y dolorosa. Puede interferir con su rutina diaria. Son un problema común con alrededor del 50% al 75% de los estadounidenses afectados en algún momento durante sus vidas. Las causas de las hemorroides incluyen los siguientes factores:

  • Movimiento del Intestino Estirado

El movimiento de intestino forzado ya sea tratando demasiado duro o durante demasiado tiempo puede causar hemorroides.

Tips y Concejos causas de las hemorroides

hemorroides internas sintomas

Dichas evacuaciones pueden ser debidas a estreñimiento, diarrea o hábitos de baño deficientes. Los tocadores de cuclillas pueden hacer más fácil para los movimientos sanos del intestino.

  • Aplazar el movimiento intestinal

A veces puede posponer una evacuación intestinal si no hay instalaciones adecuadas en las inmediaciones. Esto no causa ningún gran problema.

Sin embargo, si regularmente tiene el hábito de aplazar los movimientos intestinales, finalmente, la materia fecal dentro de los intestinos se seca y por lo tanto más difícil.

Esto entonces las cepas mientras que pasa y conduce por lo tanto a las hemorroides. Además, la materia fecal dentro del colon puede ejercer presión sobre los músculos y las venas en la región anal. Esto provoca hinchazón de las venas alrededor del ano y el recto.

  • Dieta

Dieta rica en alimentos procesados ​​con menos de frutas y verduras frescas es una de las principales causas de hemorroides.

El consumo de un montón de harina refinada, proteínas animales, carbohidratos con escasez de fibra y azúcar puede hacer que sus heces sean duras y difíciles de pasar. Esto conduce a las hemorroides.

  • Genética

Algunas personas heredan paredes de venas débiles. Esto podría conducir a hemorroides, aunque esto por sí solo no puede ser el factor decisivo.

Las paredes débiles de la vena combinadas con las horas largas de estar o de sentarse o de hábitos pobres del cuarto de baño pueden conducir a hemorrhoids.

  • El embarazo

Durante el embarazo, el peso extra de las paredes del útero pesa sobre las venas rectales. Además, un trabajo largo y doloroso provoca una mayor presión sobre la región anal.

Esto podría conducir al estreñimiento en mujeres sin ninguna queja anterior. Sin embargo, si ya tiene hemorroides, el embarazo puede empeorar su problema. Este problema empeora en el último trimestre.

  • Constipación y diarrea

Ambos pueden causar hemorroides. El estreñimiento es dificultad al pasar las heces debido al endurecimiento, lo que provoca un esfuerzo excesivo.

La diarrea causa un excesivo paso de heces acuosas debido a una reacción adversa. Esto daña las venas rectales y conduce a las hemorroides.

  • Enfermedad

El cáncer rectal puede conducir a hemorroides. El cáncer de recto induce o causa un impulso de defecar a menudo, aunque en realidad no defecar.

Esta cepa innecesaria y frecuente causa una presión excesiva sobre las venas y conduce a las hemorroides.

Otras enfermedades como enfermedades del corazón, enfermedades hepáticas, síndrome del intestino irritable y tumores intestinales pueden causar hemorroides indirectamente.

  • Falta de ejercicio

Un estilo de vida sedentario con casi muy poco movimiento de los músculos hace que sus músculos pierdan su elasticidad.

Esto dificulta los movimientos intestinales. Este es un problema común en los ancianos y los enfermos.

Del mismo modo, algunos trabajos requieren que usted se siente o permanezca durante períodos muy prolongados. Esto también causa hemorroides.

  • Obesidad

El sobrepeso causa varios problemas, hemorroides que es uno de ellos. El exceso de peso en la región pélvica y abdominal aumenta la presión sobre las venas pélvicas. Esto conduce a las hemorroides.

  • Otras posibles causas de hemorroides

Otros factores que pueden estar relacionados con la aparición de hemorroides con algunos pacientes pueden incluir la deficiencia de vitaminas, el uso frecuente de laxantes, la hipertensión y la ingesta pobre de líquidos y agua.

Las personas que sufren regularmente de estreñimiento y diarrea pueden tener hemorroides. Del mismo modo, los enfermos crónicos de enfermedades hepáticas y enfermedades intestinales pueden tener hemorroides.

Las personas que tienen trabajos que implican largas horas de estar sentado o de pie podría desarrollar hemorroides.

Las personas comiendo alimentos más picantes o aquellos que beben menos agua podrían sufrir estreñimiento y síntomas resultantes.

Hemorroides Sangrantes sus Síntomas y Tratamiento

¿Qué son en realidad las hemorroides sangrantes ?

Antes de hablar de hemorroides sangrantes sería  muy apropiado definir un poco más exactamente qué son las hemorroides, y también comúnmente denominadas almorranas por muchas personas.

Las hemorroides entendemos la dilatación en forma de bolsa o variz (como las que pueden aparecer en ambas piernas) de un conjunto de venas y arterias que se encuentran en el interior del ano.

En estas dilataciones, son bolsas o  puede ser varices que forman las hemorroides no son más que el producto de un acúmulo de sangre que se produce por múltiples circunstancias y que en determinados  en momentos pueden ser capaces de salir al exterior a través del ano y producir los síntomas o signos que comentaremos más adelante.

Síntomas de las hemorroides sangrantes  primeros pasos

Estas hemorroides al ser acumulaciones de sangre, tal y como hemos descrito anteriormente, pueden crecer de tamaño cuando por aumento de la densidad y dureza de las heces tenemos que realizar un esfuerzo importante a la hora de defecar.

Al salir al exterior  en nuestro cuerpo con el esfuerzo se quedan atrapadas y comprimidas por el esfínter interno del ano.

En un esfínter es un tejido muscular que se encuentra de determinadas zonas del cuerpo humano (ano) y sirve, de forma controlada por las personas o de forma involuntaria, para ejercer una determinada fuerza en una localización concreta del cuerpo humano.

En el caso  específicamente del ano, el esfínter o tejido muscular, rodea al mismo en su parte más interior y es el encargado de impedir la salida de las heces o permitirla según el tejido se contraiga o permanezca laxo.

Cuando la hemorroide o almorrana sale al exterior  del cuerpo y debido a una contracción del esfínter interno se colapsa o queda atrapado, se  produce una acumulación de sangre en la hemorroides sangrantes . Haciendo que crezca de tamaño y produzca el característico dolor que todos los pacientes que sufren de esta patología son capaces de reconocer.

Ahora si la acumulación de la  sangre y  cuando la hemorroide se queda bien  atrapada en el exterior del (ano) no se resuelve fácilmente en pocas horas, es posible que con las siguientes defecaciones que hacemos las personas que estamos con hemorroides se pueda producir una fisura o irritación del tejido que las forma con el paso de las heces y producirse lo que conocemos como hemorroides sangrantes.

En el sangrado característico de las hemorroides sangrantes, cuando esto se produce es un sangrado vivo, de color muy rojo, no suele estar mezclado con las heces y no forma coágulos. En la mayoría de los casos en los  pacientes no percibe sangre hasta que no se limpia con el papel encontrándolo adherido al mismo.

Si la presión del es esfínter interno del ano y prosigue en el tiempo y las hemorroides o almorranas no son capaces de volverse a introducir hacia el interior del ano.

 El ano es posible que la acumulación de sangre que hemos explicado antes produzca la formación de pequeños coágulos o trombos en el interior de las mismas. En este caso estaremos ante la presencia de hemorroides trombosadas.

En el caso en especial  de que el sangrado a través de las hemorroides sangrantes persista en el tiempo, aunque sea de pequeña cuantía, pero es posible que determinados tipos de personas puedan padecer periodos transitorios de anemia, que suele ser necesario una valoración lo más rápida posible en este tipo de casos para poder solucionarlos de forma definitiva.

Otros síntomas de las hemorroides sangrantes

Las hemorroides sangrantes suelen presentar unos síntomas casi  similares a las hemorroides que no sangran. En ambas coinciden en la aparición de dolor durante y después de cada defecación.

El dolor es característico por la  gran intensidad y por la forma de aparición. En ocasiones, sobre todo cuando hablamos de hemorroides crónicas, el dolor que se produce durante la defecación, que suele ser más intenso

Otras de las características son lancinantes (como si te clavaran en unas  pequeñas agujas), pasa a dejar una sensación de pesadez en la zona del ano es la parte genital de nuestro cuerpo.

 Pero suele prolongarse durante el día y puede, en ocasiones, acompañarse de prurito (o sensación de picor anal) que interfiere aún más en el día a día de las personas que padecen de hemorroides.

Por lo típico y  generalmente las personas que padecen de hemorroides o almorranas padecen al mismo tiempo del estreñimiento, la mayoría de las ocasiones. El estreñimiento es un previo aviso a la presencia o detección de las hemorroides ya que interviene directamente en la formación de las mismas.

Cuando sigue y posteriormente a la aparición del cuadro de hemorroides, el dolor que se produce durante la defecación suele complicar el cuadro de estreñimiento complicando a su vez, el proceso de curación de las hemorroides.

¿Por qué el estreñimiento interviene en la formación de las hemorroides sangrantes?

En el estreñimiento se define como la formación más compacta y  muy dura del material de desecho que se produce tras la absorción de los alimentos y sustancias bioactivas durante su paso a través de nuestro  intestino, tanto delgado como grueso y se produce por una disminución de la movilidad habitual de los intestinos. Es decir, es la formación de unas heces más duras, pequeñas, anchas y compactas.

En este tipo de heces provoca en  los pacientes que padecen este tipo de síntomas necesiten realizar una mayor fuerza para poder evacuarlas o defecar.

También en el tamaño y la dureza de las heces junto con el aumento de la fuerza defecatoria hace que la sangre venosa de esa parte del cuerpo humano se vaya acumulando en su parte más inferior.

En este caso, la parte más inferior que viene a ser el (ano) son los plexos vasculares explicados anteriormente a partir de los cuáles se producen las hemorroides sangrantes 

El tratamiento de hemorroides sangrantes

En el tratamiento de las hemorroides sangrantes es muy parecido al de las hemorroides normales. Para empezar es muy importante seguir estos, consejos y medidas higiénico dietéticas que ayudaran,  las hemorroides dejeran de sangrar e incluso que puedan reintroducirse en el interior del ano de los pacientes que la padecen.

Estas medidas higiénicodietéticas son:

  • La Ingesta abundante aunque controlada de agua: mediante esta medida lo que se busca es lubricar de la  forma correcta las heces que se generan mediante la alimentación de manera que sean lo más blandas posibles.
  • Para evitar el estreñimiento: en este caso y tal y como hemos explicado en el párrafo anterior es a la vez causa y síntomas de las hemorroides.
  • Para mejorar este aspecto significativamente es necesario mantener una dieta saludable rica en fibra y realizar actividad deportiva diaria.
  • El deporte  es una parte fundamenta en la actividad física, sea el que sea, favorece la motilidad o el movimiento del intestino del cuerpo humano, disminuyendo con ello la posibilidad de producirse estreñimiento.
  • En los baños de asiento, esta medida que viene de tiempo atrás y que se ha venido utilizando durante generaciones, se ha demostrado que es eficaz para la eliminación del dolor que se produce con las defecaciones y para desinflamar las almorranas que estén acumulando sangre venosa en su interior.
  •  Asimismo tiempo producen un efecto de relajación sobre el esfínter interno consiguiendo que éste disminuya la presión que ejerce sobre la hemorroide o almorrana.
  • El factor importante es la limpieza tras cada defecación: es muy importante que todos los pacientes que sufran de hemorroides cuiden de forma extrema la limpieza de la zona anal ya que mantendrán la zona lo más aséptica posible disminuyendo la inflamación de la hemorroide.

El otro aspecto fundamental para el tratamiento de las Hemorroides sangrantes suele ser iniciar una adecuada analgesia de la zona mediante fármacos o sustancias que alivien el dolor a la hora de la defecación.

En cuanto menos dolor padezca el paciente menos estreñimiento secundario al mismo se va a producir y menos contracción involuntaria del esfínter interno se va a presentar consiguiendo con ello un alivio parcial de los mismos.

La administración de las  pomadas o ungüentos que se prescriben o se compran en las farmacias y que presentan con una combinación de anestésicos locales y corticoides no suele estar recomendado ya que los efectos secundarios de la administración repetitiva de sustancias.

Puedes ser potentes como los corticoides son más perjudiciales que los posibles beneficios que atesoran. En todo caso no deben administrarse más allá de 5 o 7 días y siempre como analgésico en momentos puntuales de mucho dolor de las hemorroides o almorranas.

El único tratamiento definitivo y con excelentes resultados a largo plazo para tratar las hemorroides sangrantes es sin lugar a duda,  la intervención quirúrgica para solucionar el problema de las hemorroides o almorranas (hemorroidectomía).

La operación de hemorroides se realiza en quirófano (hospitales o clínicas de salud) con anestesia local y sedación, pudiendo precisar en algunos casos particulares una anestesia locorregional más profunda.

Sin embargo pero lo  que permite al paciente a poder volver a dormir a su domicilio en la gran mayoría de los casos. Este tipo de intervención permite erradicarlas desde su origen por lo que se considera el único procedimiento resolutivo a largo plazo.

Uso de los Supositorios para Hemorroides Interna

Uso de los Supositorios para Hemorroides Interna. Uno de los tratamientos que más se usa en los casos de hemorroides son los supositorios. Estos pueden mostrarse como una opción de gran ayuda, pero resulta conveniente preguntarse qué tan provechoso es el uso de los supositorios para hemorroides interna.

De esto hablaremos a continuación y además podrás conocer algunas alternativas de tratamiento natural que sin duda alguna querrás probar.

Uso de los Supositorios para Hemorroides Interna Las Hemorroides y los Supositorios

La hemorroide es una dilatación de las venas que se encuentran en la zona del recto o del ano. Cuando se presentan hemorroides internas es porque esta dilatación se ha dado en las venas que están en el recto.

Estas inflamaciones suelen surgir por barias causas, pero generalmente se dan por el estreñimiento, por tener malos hábitos alimenticios, una vida sedentaria así como por el embarazo por mantener de piel o sentado por muchas horas.

Uso de los Supositorios para Hemorroides Interna. Ante este problema muchas personas optan por usar supositorios, ya que este tratamiento ayuda a disminuir el dolor de la hemorroide ya que hace que la evacuación intestinal sea más suave.

Ahora, que ayude con esto no quiere decir que sea una solución definitiva al problema y por eso en lugar de recurrir con frecuencia al uso de supositorios para hemorroides interna lo ideal es hacer uso de un tratamiento natural y efectivo que ayude a eliminar el problema de raíz.

De esta forma, has de comprender que si se usan los supositorios estos pueden ayudar un poco a desinflamar y menguar el sangrado, pero usados a largo plazo no resultan tan convenientes.

Llegados a este punto no podemos dejar de mencionar el hecho de que algunos supositorios para hemorroides interna que se encuentran en la actualidad también actúan como analgésicos locales, por lo que ayudarán a reducir el dolor.

En todo caso ha de comprenderse que no son una solución definitiva y por ello solo deben usarse de manera temporal, para calmar las molestias que se puedan presentar.

Por otro lado lo que es más recomendado es aplicar un tratamiento natural pero efectivo, que ayude a eliminar de raíz el problema y a calmar las molestias que se puedan presentar.

Tratamiento Alternativo a los Supositorios para Hemorroides Interna

Actualmente se pueden encontrar diferentes opciones de tratamientos naturales para combatir de raíz este problema. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Tratamiento de fitoterapia: estos pueden ayudarte de diferentes formas, dependiendo de las hierbas que decidas utilizar. Dentro de ellas, algunas de las más recomendadas, son los preparados a base de ginko y de castaño de indias. Así mismo puedes realizar preparados con base de ruscus que ayudan a mejorar la circulación sanguínea en estas zonas.
  • El uso de Bioflavonoides, presentes tanto en los limones como las naranjas, ayudan a que las paredes de las venas se fortalezcan y de esta forma la hemorroide sangrará con menor facilidad.
  • En el caso de que la hemorroide sea provocada o se vea agravada a causa de alteraciones en el sistema nervioso resulta conveniente tomar infusiones de tila, de pasiflora así como de azahar y melisa.

Ahora para evitar usar los supositorios para hemorroides interna y dar solución real a este problema lo ideal es que hagan cambios significativos en la alimentación. En este caso la alimentación que se maneje ha de evitar ante todo el estreñimiento. Para ello han de acatarse las siguientes recomendaciones:

  • Aumentar el consumo de fibra. Esto se puede lograr consumiendo más verduras, cereales integrales, frutas y legumbres. Ten en cuenta que la fibra de la semilla de lino resulta muy conveniente para tratar este problema, en lugar de la fibra del salvado o el trigo que resultan más irritantes.
  • Así mismo es fundamental aumentar el consumo de agua. De esta forma las paredes el colón presentarán menos espasmos y se podrán tener evacuaciones con menos esfuerzo.
  • Finalmente se aconseja evitar el consumo de alimentos picantes, mucha sal, café y alimentos refinados. Igualmente se recomienda realizar baños con agua templada para aliviar la inflamación. Resulta muy efectivo añadir infusión de tomillo y nogal al agua para potenciar los buenos resultados.

No podemos dejar de hablar de estas alternativas a los supositorios para hemorroides interna sin nombrar el ejercicio físico. Realizar ejercicio con frecuencia ayudará a mejorar la circulación sanguínea, a menguar el estrés y a combatir el estreñimiento.